miércoles, 25 de marzo de 2009

LAS TRES RATAS de Alfredo Pareja Diezcanseco

Este es un comentario que no logré terminar por límite de tiempo, el trabajo debía ser entregado para una publicación sobre Alfredo Pareja Diezcanseco. Lo saco ahora en el blog para ponerlo a su consideración, tal como quedó.


LAS TRES RATAS: NOVELA DE ALFREDO PAREJA DIEZCANSECO

Dentro de la vasta obra de Alfredo Pareja Diezcanseco percibimos varias etapas. En sus primeros libros aparece el escritor de las hablas populares y de los temas urbano-marginales. Argumentos que ingresaron con fuerza en la corriente literaria de la generación del treinta y que se enmarcaron sobre todo en “Los que se van”, con su visión ideológica y crítica de la sociedad ecuatoriana de entonces y particularmente del escenario social montubio y guayaquileño. Uno de los más fecundos autores ecuatorianos, cuya obra creció y maduró paralelamente a su vida.
Al leer a un autor, quizás sea más conveniente hacer abstracción de sus rasgos biográficos, sin embargo, si se conoce varios libros de Diezcanseco ubicados en diversos momentos de su quehacer literario, creo que eso no impide remitirse a la vida tumultuosa en sus inicios como escritor, sobre todo para imaginar los escenarios de donde extrae sus historias de ficción que tienen que ver siempre con la problemática social y su proyecto de denuncia, en esta primera etapa, particularmente.
Alfredo Pareja Diezcanseco, como en el caso de otros autores notables de ese tiempo, asume un profundo compromiso con las letras y también con el entorno social e histórico del Ecuador. “Es el más literato de los jóvenes escritores de Guayaquil” según Isaac Barrera. Recorrió un largo camino de trabajo incansable y disciplinado; era una labor cotidiana que realizó tenazmente, venciendo fatigas y desalientos, actitud fundamental de un escritor con oficio como Pareja Diezcansseco, que permitió la evolución de su escritura con el paso del tiempo. Aunque no siempre para el lector y para la misma crítica literaria, las últimas obras son las más representativas de un escritor. Hombres sin tiempo, Baldomera, El muelle, La hoguera bárbara, son las obras más conocidas y las más leídas de Diezcanseco.
Me ha tocado centrarme en la novela: Las tres ratas, obra que me ha sido asignada para su estudio, para que hubiera una voz femenina -espero no ser la única-, que figure en el anuario sobre nuestros autores más importantes. Además para tratar el tema de la mujer, dentro del argumento de esta novela que se inscribe en la primera etapa de la gran producción de Pareja Diezcanseco.
Las tres ratas, sorprende por la honestidad y el empeño que pone el autor, al bucear en el alma femenina, revistiéndose de la piel de la mujer para observar, no con entusiasmo voyerista, sino introduciéndose sutilmente en el cuerpo y en el alma de tres mujeres que transitan por la vida, marcadas por un sino fatal, inherente no sólo a su condición de género, sino a la clase social a la cual pertenecen, cuestiones que delimitan el espacio en el cual se agitan dichos personajes.
Si en Mme. Bovary, la pasión sentimental y las emociones, dominan muchos de los actos del personaje protagónico con un signo de fatalidad que la lleva a encontrar la única salida en el suicidio, igual drama se suscita en Ana Karenina de Tolstoi. En Las tres ratas, a pesar de estar latente esta condición, se hace hincapié en las circunstancias sociales que rodean a las tres mujeres, así como a los prejuicios emanados de una sociedad que no les permite “levantar cabeza”, para poder ver más allá de los horizontes que les impone su condición de hembras, en un contexto donde domina el punto de vista sexista, la concepción social patriarcal y de clases.
El tema de los personajes femeninos escritos por hombres ha dado lugar a grandes novelas como las mencionadas de Tolstoi y Flaubert. Es la mujer vista desde la óptica del escritor varón, para quien, explorar el enigmático femenino no es fácil, siempre será un misterio aventurarse a recorrerlo, quizás por eso el final de los personajes de las mejores novelas sobre mujeres escritas por hombres, es el suicidio. Significa tal vez que llegado al límite de la historia, hay un obstáculo que el hombre es incapaz de franquear, tal vez porque entra en una zona donde teme encontrarse a sí mismo o se siente imposibilitado de sobrepasar los tabúes ancestrales.
Hay también mujeres que escriben sobre hombres, como es el caso de Marguerite Yourcenar. La escritora ha podido sumergirse sin prejuicios en la mente y en el cuerpo de personajes masculinos y lo ha hecho con maestría al navegar en el alma de un hombre, recorrer sus contradicciones internas, esa lucha permanente que se libra en el ser masculino, en su empeño por lograr sobrevivir a los constantes desafíos y dar una imagen de sí mismo hacia afuera, aunque interiormente el verdadero rostro sea otro.
Pero yendo a la novela de Diezcanseco, creo que el escritor la escribe con honradez, y confronta a los personajes con su medio y con la amarga constante que trasunta la novela, respecto del fracaso para la realización humana de las tres ratas, la represión social que se ejerce sobre ellas y los prejuicios profundamente arraigados en la sociedad y en la época que aborda este relato....
Yvonne Zúñiga
(Para su publicación, favor dar nombre del autor y del blog)

1 comentario: